Sheila Heen: “Hay cosas de uno que sólo pueden decirle los demás”, en La Vanguardia

La Contra de La Vanguardia (10/06/2014).

Entrevista de Lluís Amiguet a Sheila Heen, profesora de Negociación en Harvard; autora del best seller “Difficult conversations“.

Cuanto más poder tienes, más tiempo dedicas a negociaciones difíciles.
Si gozas de una vida plácida, es que no pintas nada.
Y el gran problema de los que mandan es que nadie les dice sus defectos, por eso suelen darse cuenta de ellos cuando ya es tarde para corregirlos…
…Y para salvar el cargo.
O la pareja, o la amistad, o el respeto de los demás. Por eso es tan importante aprender a discernir qué hay de cierto en una crítica.
¿No hay que saber también ignorarlas?
Siempre hay algo de verdad en ellas: incluso en los insultos de tu hijo de 11 años en una rabieta, y has de aprovecharlas para mejorar.
Tomo nota.
Pero la mayor parte de las reacciones que provocan tus defectos son mudas.
¿…?
Son ese correo que no te enviaron, porque despreciaste a la secretaria y ella “se olvidó” de ponerte en lista; o esa reunión a la que nadie te convocó por lo que llegas a berrear cuando alguien te lleva la contraria; o la fiesta a la que nadie te invitó por tus chistes de mal gusto cuando te tomas dos copas…
Casi mejor no enterarme.
Queremos que nos quieran tal como somos, pero también aspiramos a ser mejores.
¿Son dos deseos irreconciliables?
La madurez es saber conciliarlos. Ser capaz de admitir una crítica sin dejar de confiar en ti mismo y discernir y aprovechar lo que hay en ella de cierto para corregirte.
¿Cómo? Sigue leyendo
Anuncios

“El riesgo de vivir” de Remei Margarit, La Vanguardia

La Vanguardia (07/06/2014)

Una educadora de una escuela de primera infancia me explicaba que un día, un niño de dos años y medio al que le ponía límites por demasiado alborotador, él, con una gran seriedad, le preguntó: “¿Tú me quieres?”. La gran pregunta del vivir. Porque vivir significa relacionarse los unos con los otros, y cuando por primera vez uno se dirige a una persona desconocida no sabe si la aceptará o no, si serán amigos o no, si será fiable o no. Y esta incertidumbre nos acompaña de por vida, pues incluso con las personas ya conocidas surgen cambios de actitud por malentendidos o diferencias que los años acentúan. Nunca hay certezas, quizá el compañero del trayecto vital sea un “¿quién sabe?”. Y si no se quieren buscar certezas perfectas, tal vez ese quién sabe nos abra espacios de libertad. Sigue leyendo

“La menopausia, esta gran oportunidad”, de Eulàlia Pàmies

Publicado en la web Ella y el abanico (06/05/2014)

Sigue leyendo

“El amor cuando no hay un duro” de Joaquín Luna en La Vanguardia

(09/04/2014)

Hay mujeres que se lo merecen todo: tiempo, fidelidad, paciencia, comprensión y -finalmente- lo mejor del recuerdo (va por usted).

-Ya, pero no me atrevo a decirle que su plan es fantástico pero voy mal de dinero. Antes no la veo y me invento una excusa que decirle la verdad.

Mi amigo anda atribulado (nunca me invento amigos: ojalá fuera yo el protagonista). Conoció a una mujer casada, notaria, francesa, cuya foto cautiva: una mujer de apenas cuarenta años, elegante y con un halo de estabilidad sugerente. Mantuvieron una charla fugaz y ella -sorpresa- le hizo llegar uno de esos mensajes que no comprometen. Y mi amigo no es tonto.

Sin más, se citaron en una ciudad hecha a medida de un encuentro de 24 horas entre dos desconocidos. Y no fue París, que tiene ritmo de 72 horas, sino una de esas deliciosas capitales de provincia cuya belleza no abruma y donde el tiempo cunde (¡cuántas parejas no se habrán suicidado en escapadas románticas a Florencia!). Funcionó el magnetismo cinematográfico de los dos desconocidos que se atraen y se citan a sabiendas de que no hay futuro. Mi amigo estaba radiante y quiso lo mejor: el mejor hotel, el mejor restaurante, el mejor desayuno… Y se pateó mucho dinero e invitó a todo, no por chulería ni prepotencia, se lo gastó porque lo tenía ese día, porque ella se lo merecía y la situación también. ¿Acaso hay otra forma de vivir?. Sigue leyendo

Vídeo

De nuevo, “La luna en ti”

Es la segunda vez que sirvo este fantástico documental sobre la menstruación en el Café Afrodita. Según me dicen Ana y Ana, no es fácil encontrarlo en la carta. Mis disculpas, no soy la panacea del orden, como habéis averiguado. Espero que esta vez sí lo disfrutéis. Es largo pero merece la pena. Un beso.

Si os ha gustado Sigue leyendo

La libertad primigenia

Hoy quería hablaros de libertad y me ha venido a la cabeza un post que en el 2012 colgué del Huffingtong post. Lo escribí para tomar aire en un momento en el que mis sabios de referencia, mis ancian@s venerad@s, parecían haber sucumbido al terror de la incertidumbre. Habla sobretodo de la libertad genuina de que gozamos cada ser humano para decidir  qué postura adoptar en cada situación de nuestras vidas. Como estoy un poco perezosa, me vais a perdonar que lo reproduzca tal cual lo tengo guardado. Otro día pensaré más, lo prometo. ¡Ah!, la lectura de El hombre en busca de sentido de Viktor Frankl es para vuestra cueva. Sigue leyendo

Cita

“Un libro que quiera ofrecer un retrato verdadero e íntegro de la vida íntima de cualquier familia debería ser capaz de explicar cómo un pequeño y simple comentario, aparentemente neutral -“Vuelve a haber corriente”-, puede contener una historia de rabia, odio y violencia emocional de miles de páginas”

John Lanchester, Novela familiar

En defensa del miedo, Luis Muiño en La Vanguardia

El miedo no está de moda. Los libros de autoayuda están poblados de consejos para que acabemos con nuestros temores y salgamos de la zona de confort. La sensación que se fomenta en la sociedad actual es la de la omnipresencia del control interno: la situación no debe importarnos, lo decisivo es la actitud. Y por lo tanto, lo ideal es que nada ni nadie nos cree aprensión. Se diría que intentar sentirnos seguros evitando sucesos ante los que nos suponemos vulnerables fuera una mala estrategia psicológica. Pero ¿es cierto que la precaución es una táctica que nos anula?. Sigue leyendo

Vídeo

¿Somos poliamoros@s?

Da para muchos cafés el tema de la poligamia, la poliandria y la poliamoría (es decir, relaciones estables y abiertas entre más de dos personas). Ya sabéis que me gusta provocar, cuestionar y cuestionarme. Os dejo con material para vuestra cueva.

El regreso de lo femenino

Hace tiempo que vengo percatándome que la profunda crisis de modelo e identidad que afecta a nuestras sociedades (y a nosotr@s como individuos) está facilitando que empiece a fluir nuevamente la energía femenina. La preocupación ecológica, la convergencia hacia la horizontalidad en las empresas, el trabajo por objetivos, las nuevas maneras de sanar y cuidar, son algunos ejemplos. ¿Habéis tenido alguna entrevista laboral últimamente? ¿Estáis tratando de encontrar soci@s para un proyecto? Bien, pues ahora también “se valora” el mundo de lo intangible: la empatía, la intuición, la percepción, la creatividad; la lealtad, la capacidad de afecto, la capacidad de adaptarse a cualquier situación cambiante,… lo femenino está emergiendo de su propia tumba con la fuerza de un géiser. Sigue leyendo