Enlace

Leo

Oxiaction y otras Prendas Delicadas.

Imagen | rrrrrrrroll Imagen | rrrrrrrroll

Intento introducir un poco de autocontrol metiendo las manos en los bolsillos evitando así el contacto con el papel. Pero leo. Sigo leyendo. Porque las letras se proyectan en el televisor, en mi teléfono, en los muros analógicos y digitales de mis días. Es inevitable, leo.

Me concentro en un punto del texto. Algo que me ayude a realizar una pausa en esa carrera frenética de obstáculos espolvoreados sobre cualquier tipo de superficie: letras silenciosas, mayúsculas tímidas y minúsculas que reclaman más atención por mi parte. ¿Cómo ignorarlas?

Leo, sigo leyendo…

Así que cierro los ojos como último recurso. Me refugio en la oscuridad de algún lugar recóndito de mi misma y me siento allí, en la sala de espera, con la intención de no ser llamada.

Solo espero permanecer en estado de espera.

Entonces abro los ojos. Frente a mí, en la mesa central, una revista…

Ver la entrada original 35 palabras más

Anuncios

“Y el lobo por fin comprendió” post de Nati, en Namaluc

Blog recomendado: Namaluc

Primera menstruación. Primer despertar de sangre. Este silencio no es tan raro: una mutación constante evoca así expectativas. Hacia los cambios que naturalmente importan: cuando el lobo se puso la caperuza roja de repente comprendió bien a Caperucita Roja. La transformación comenzó.