“Una historia para no saber” de Elvira Lindo, El País

El País del Domingo (16/09/2007)

Si te empeñas, hasta en los actos literarios acabas encontrando un ser humano. Yo tengo a mi lado a uno, Luis, maestro jubilado al que vemos de higos a brevas, pero con el que mantenemos fuertes vínculos de amistad. La comida es de un pantagruelismo español; es decir, dura cuatro horas, en las que da tiempo a hablar de lo divino y en algún momento precioso, como éste, de lo humano. Percibo en la mirada del maestro un brillo de melancolía y le pregunto qué tal va la vida. Salen algunas penas que no vienen al caso y, como suele ocurrir, Luis habla del gran apoyo que tiene en su niña. Su niña tiene síndrome de Down. Todos vamos cumpliendo años y la vamos dejando atrás, en esa especie de infancia eterna en la que los sentimientos se expresan sin barreras emocionales. Los niños con síndrome de Down te dicen que te quieren con una rotundidad apabullante, y su capacidad de querer es la mejor parte de su síndrome. Sigue leyendo

Anuncios

“Cariño” por Perico Pastor, en La Vanguardia

Suplemento Culturas n.620 (07/05/2014)

Esto no va de arte.

Aeropuerto del Prat a principios del mes de abril. Yendo a buscar mi vuelo veo por el rabillo del ojo una pareja, sentada en alguno de los butacones de la sala de espera, que comparte un botellín de agua en sendos vasos de plástico. Tienen unos sesenta años, de cabellos blancos impecables, van vestidos cómodos para viajar, muy cuidados. Supongo que ha sido el gesto conyugal, del afecto largamente compartido el que me ha atraído, pero no entiendo por qué me ha llamado la atención la escena hasta que la analizo en el recuerdo: ambos son hombres. Sigue leyendo

“¿Se acuerdan de aquello?” de Elvira Lindo, El País

Suplemento Domingo (04/05/2014)

Si en España los canales deportivos están que arden con ese partido entre un Madrid y otro Madrid que se presenta en el horizonte, aquí en los Estados se han dedicado estos días a exprimir, como solo los periodistas deportivos saben hacerlo, las palabras de Donald Sterling, el propietario del equipo Los Angeles Clippers. Alguien filtró la conversación que el viejarraco Sterling había mantenido con su joven novia en la cual se despachaba a gusto contra los negros. La filtración le ha defenestrado. Eso si no le obligan a vender el equipo. La discusión entre Sterling y su amante venía a propósito de una foto que esta colgó en Instagram con el jugador Magic Johnson. Este anciano podrido de dinero le advertía que no pensaba tolerar de ahí en adelante que su novia llevara negros a los partidos y menos que se hiciera fotos con ellos. Esa fue una de las perlas de una pelea lamentable en la que el empresario aderezó su racismo con una profunda misoginia. Sigue leyendo

En defensa del miedo, Luis Muiño en La Vanguardia

El miedo no está de moda. Los libros de autoayuda están poblados de consejos para que acabemos con nuestros temores y salgamos de la zona de confort. La sensación que se fomenta en la sociedad actual es la de la omnipresencia del control interno: la situación no debe importarnos, lo decisivo es la actitud. Y por lo tanto, lo ideal es que nada ni nadie nos cree aprensión. Se diría que intentar sentirnos seguros evitando sucesos ante los que nos suponemos vulnerables fuera una mala estrategia psicológica. Pero ¿es cierto que la precaución es una táctica que nos anula?. Sigue leyendo