Acompañar a nuestras hijas en su primera regla

La menarquia o primera regla es uno de los momentos iniciáticos en la vida de una mujer. Por eso es importante que las niñas lo puedan vivir desde la confianza y la celebración y no, como lo vivimos en nuestra generación, desde la culpa, el miedo y el menosprecio del cuerpo femenino y su sexualidad. La comprensión y aceptación de nuestra naturaleza cíclica, que nos acompañará durante varias décadas de nuestra vida, es indispensable para poder crecer saludable y en sintonía. Para sacar el mayor partido de los dones del ciclo menstrual, es importante que las mujeres los conozcamos, los experimentemos y los podamos transmitir a las siguientes generaciones (hombres y mujeres) mediante nuestra aptitud y nuestro ejemplo. No valen los discursitos incongruentes. Por eso, cambiar la percepción del ciclo menstrual exige un gran esfuerzo de nuestra parte pues pertenecemos a una generación que, a grandes rasgos, percibe el ciclo menstrual como un incordio (doloroso o no), como una vergüenza que esconder. Ni se nos ocurre pensar que hay algo de positivo en nuestro “síndrome premenstrual” y en nuestra regla, y que podemos sacar partido de ello. “¿Es que acaso lo hay?”, estaréis pensando algunas. Bien, yo os animo a investigar, a observar, a sentir. Sigue leyendo

Anuncios

“Sobre una revolución menstrual: la copa” de Anna Salvia en La Directa

La menstruación es uno de los procesos humanos sobre el que las culturas patriarcales han cargado más tabúes. A lo mejor se debe a que es una manifestación material y periódica de la sexualidad de la mujer. Y la sexualidad de la mujer uno de los mayores campos de batalla en la domesticación humana, puesto que a parte de ser clave en la “producción” de nuevos seres humanos, nos conecta directamente con nosotras mismas y con nuestras necesidades y deseos, por lo que nos hace menos manipulables.

En nuestra cultura, el tabú ha mutado hacia la invisibilización y la ocultación. Las campañas publicitarias de compresas y tampones ilustran e intensifican este deseo de que nadie note que tengo la regla (a poder ser, ¡ni yo misma!). Del mismo modo, en las producciones artísticas de nuestra cultura (películas, canciones, novelas, etc.) encontramos muy pocas referencias y la mayoría negativas a este fenómeno que ocupa, de media, una quinta parte de la etapa fértil de las mujeres. ¡Es como si no existiera!

Sigue leyendo

Hacer las paces con nuestra naturaleza

Este precioso documental de Diana Fabiánová (La luna en ti: un secreto demasiado bien guardado) mueve mucho dentro de nosotras. No dejéis de visionarlo hasta el final y difundirlo, tengáis la edad que tengáis. Lo veréis de un tirón y os hará más fuertes, sanareis. Y, por sorprendente que os parezca, quizás empecéis a sentir vuestro útero y a ver vuestro ciclo menstrual como un aliado. A mí me pasó. Gràcies, Maite.

LA LUNA EN TI: Un secreto demasiado bien guardado from ankesenaton on Vimeo. Sigue leyendo

La importancia de llamar al útero por su nombre

Hoy he participado en un taller impartido por la psicóloga catalana Anna Salvia dedicado a cómo acompañar a nuestros hijos e hijas en su sexualidad. El encuentro nos ha dejado con un montón de trabajo personal. Viniendo de donde venimos educar a nuestros hij@s en una sexualidad diferente, más saludable, implica replantearse actitudes, creencias y valores muy arraigados en nuestra psique y en nuestros hábitos. Para no bloquearse, se trata de empezar por algo aparentemente tan sencillo como ampliar nuestro vocabulario sobre anatomía humana, incorporarlo a nuestro día a día y compartirlo con ell@s y los demás miembros de la familia en voz alta. Para quienes queráis profundizar en el tema os aconsejo la lectura de un artículo de Salvia titulado “Orwell y los cuerpos mutilados de las niñas” publicado en el semanario La Directa. Muy interesante. Sigue leyendo