Cuando la mujer quiere morir

Pertenezco a una familia que prefiere a los niños. Crecí con ese estribillo en mi cabeza y llegué a estar convencida de que ser hombre era mejor. Creía, a pies puntillas, en la falacia de que los hombres sí son libres. Ahora entiendo que, para no ser rechazada, para agradar a aquellos a quienes más quería, de los que dependía, traté de ser “un hombre”, rechacé mi propia naturaleza, quien yo soy. Y en cierta manera lo conseguí, aunque comprometiendo, claro está, mi propia libertad y mi equilibrio emocional.

Viajando por la nube encontré este documental estremecedor titulado “La maldición de ser niña”. Es un trabajo excelente que recoge testimonios de la India, Pakistán y la China sobre cómo y por qué se han desecho hasta la fecha en esos países de unos 100 millones de niñas (¡!!!!), mediante el asesinato, el abandono o el aborto.

Miramos a esa gente (a esas madres asesinas; a esos padres monstruos, insensibles e insensatos; a esos niños orgullosos; a esas niñas aterradas) y pensamos que nuestra sociedad está por encima. Y en realidad, ¿cuánta de esa violencia no queda entre nosotr@s?. ¿Cuántas madres, cuántos padres, no prefieren en secreto tener varones porque, claro, “las chicas son más retorcidas” y “el apellido importa, ya sabes”?  ¿Cuánt@s no ambicionan para sus hij@s (en realidad para ell@s mism@s) el modelo de éxito y poder masculino a cualquier precio? ¿Cuántas mujeres a nuestro alrededor no son irremediablemente infelices porque, en realidad, preferirían ser hombres?…

Anuncios

¿Y tú qué opinas?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s